sábado, 28 de agosto de 2010

PODEROSA ORACION DE PROTECCION, DADA POR EL SEÑOR PARA ESTOS TIEMPOS DE TRIBULACION





PODEROSA ORACION DE PROTECCION, DADA POR EL SEÑOR PARA ESTOS TIEMPOS DE TRIBULACION
(SE HACE JUNTO CON LA ARMADURA ESPIRITUAL-efesios 6:10-18 Y EL SALMO 91 TODOS LOS DIAS Y NO OLVIDAR HACER ESTAS ORACIONES EXTENSIVAS A LA FAMILIA)

Efesios 6:10-18

6.No se fijen en si son vigilados o si ganarán consideración, pues ustedes son siervos de Cristo que hacen con gusto la voluntad de Dios.
7.Hagan su trabajo con empeño, por el Señor y no por los hombres,
8.sabiendo que el Señor retribuirá a cada uno según el bien que haya hecho, sea siervo o sea libre.
9.Y ustedes, patrones, actúen con sus siervos de la misma manera y dejen a un lado las amenazas; tengan presente que ellos y ustedes tienen en el cielo un mismo Señor, y que ése no hace distinción de personas.
10.Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con su energía y su fuerza.
11.Lleven con ustedes todas las armas de Dios, para que puedan resistir las maniobras del diablo.
12.Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba.
13.Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas.
14.Tomen la verdad como cinturón, la justicia como coraza;
15.tengan buen calzado, estando listos para propagar el Evangelio de la paz.
16.Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio.
17.Por último, usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, o sea, la Palabra de Dios.
18.Vivan orando y suplicando. Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu. Velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, intercediendo en favor de todos los santos, sus hermanos.


Salmo 91

1.Tú que habitas al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Omnipotente,
2.dile al Señor: "Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza".
3.El te librará del lazo del cazador y del azote de la desgracia;
4.te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio.
5.No temerás los miedos de la noche ni la flecha disparada de día,
6.ni la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol.
7.Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tú estarás fuera de peligro: su lealtad será tu escudo y armadura.
8.Basta que mires con tus ojos y verás cómo se le paga al impío.
9.Pero tú dices: "Mi amparo es el Señor", tú has hecho del Altísimo tu asilo.
10.La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda:
11.pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos.
12.En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra;
13.andarás sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones.
14."Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Nombre conoció.
15.Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él, lo salvaré, le rendiré honores.
16.Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación".


ORACION DADA POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO 

“OH CORAZA DE LA SANGRE DEL REDENTOR; PROTEGEME EN TODOS MIS CAMINOS Y BATALLAS ESPIRITUALES; CUBRE MIS PENSAMIENTOS, POTENCIAS Y SENTIDOS CON TU CORAZA PROTECTORA; REVISTE MI CUERPO  CON TU PODER.  QUE LOS DARDOS INCENDIARIOS DEL MALIGNO, NO ME TOQUEN NI EN EL CUERPO, NI EN EL ALMA; QUE EL VENENO, NI EL HECHIZO, NI EL OCULTISMO ME HAGAN DAÑO; QUE NINGUN ESPIRITU ENCARNADO O  DESCARNADO ME PERTURBE; QUE SATANAS Y SUS HUESTES DEL MAL, HUYAN DE MI AL VER LA CORAZA DE TU SANGRE PROTECTORA. LIBERAME DE TODO MAL Y PELIGRO GLORIOSA SANGRE DEL REDENTOR, PARA QUE PUEDA CUMPLIR LA MISION QUE ME HA SIDO ENCOMENDADA Y DAR GLORIA A DIOS. ME CONSAGRO Y TE CONSAGRO MI FAMAILIA VOLUNTARIAMENTE AL PODER DE TU SANGRE REDENTORA.
OH MI BUEN JESUS, LIBERAME A MI Y A MI FAMILIA Y SERES QUERIDOS DE TODO MAL Y PELIGRO.”
AMEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada