viernes, 7 de octubre de 2011

MENSAJES RECIENTES DE JESUS AL HERMANO Y VIDENTE ENOC




¡EN VUESTRA MENTE SE LIBRARÁN LAS MÁS GRANDES BATALLAS POR VUESTRA LIBERTAD!
SEPTIEMBRE 04 DE 2011  3:50 P.M.
LLAMADO DE SAN MIGUEL Y LA MILICIA CELESTIAL A LOS HIJOS DE DIOS
Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios.
Que la paz del Dios Altísimo esté con vosotros, pueblo de mi Padre.
Hermanos, soy vuestro hermano Miguel, Príncipe de los Ejércitos de mi Padre, y hoy me encuentro en compañía de mis hermanos los Arcángeles y Ángeles de la Milicia Celestial.  Hermanos, quiero deciros que estéis listos y preparados para el combate espiritual; colocaos la Armadura y permaneced en gracia de Dios, para que os podáis unir a los ejércitos celestiales.
Hermanos, nosotros los Arcángeles y Ángeles de la Milicia Celestial, os decimos, que ya estamos listos para el combate espiritual en vuestro mundo; sólo esperamos que nuestro Padre os envíe su misericordia a través del Aviso y Milagro, para hacer sonar las trompetas que darán comienzo a vuestra libertad.
No temáis hermanos, vosotros lo único que debéis hacer es orar y orar, uniendo vuestra oración al Corazón Inmaculado de nuestra Señora y Reina María y las legiones de Arcángeles y Ángeles, que yo Miguel, por la gracia de mi Padre dirijo; orad con el rosario de nuestra Señora; haced mi exorcismo dado al papa León XIII, cubríos con la preciosa Sangre  del Redentor y revestíos con la Armadura Espiritual.  Mi Padre me ha encomendado la misión de protegeros y combatir por vosotros a las fuerzas del mal.
Cada vez que oréis decid así:  Me uno en oración al Corazón Inmaculado de  nuestra Señora y Reina María, y a la Milicia Celestial de Arcángeles y Ángeles, dirigidas por San Miguel Arcángel, para repeler toda maldad de los demonios, sus agentes terrenales y huestes del mal.  Hago extensiva esta oración a mis familiares:   Padres, hermanos, esposa(o), hijos, parientes, amigos, vecinos y en general al mundo entero.  Jesús, María y José, salvad las almas y llevadlas a la gloria del cielo.  La victoria es de nuestro Dios escrito está.
Bienaventurado San Miguel Arcángel, no nos desamparéis ni de noche, ni de día, protégenos en todos nuestros caminos de los ataques de los espíritus malignos y sus agentes del mal; guíanos por el buen sendero, ven en nuestro auxilio cuando nos sientas desfallecer; prepáranos e instrúyenos en el combate espiritual y ayúdanos a no desviarnos del camino del bien y a permanecer unidos en oración a nuestra Señora y Reina María, para que todos juntos como una sola familia esperemos el regreso triunfal de nuestro salvador.
Amén.
Hermanos, nosotros los Arcángeles y Ángeles de la Milicia Celestial, os decimos:  No descuidéis la oración, alimentaos lo más que podáis del Cuerpo y la Sangre de nuestro amado hermano Jesús, para que permanezcáis fortalecidos en el cuerpo, alma y espíritu; aferraos a Dios y sed muy prudentes en estos tiempos de tanta oscuridad; acordaos que el lobo anda suelto y disfrazado de oveja, por lo tanto, sé muy reservados en el hablar y no descubráis vuestro corazón a cualquiera.  Los tiempos que estáis viviendo son difíciles y debéis de permanecer alerta y vigilantes como buenos soldados.
Hermanos, yo Miguel, os digo:  Por muy dura que os parezca la prueba, permaneced siempre firmes y fieles a la voluntad de mi Padre; poned vuestra  confianza y esperanza en Él, mi Padre es amor y sabe cuán débiles y frágiles sois; no os dejéis pues robar la paz.  En vuestra mente se librarán las más grandes batallas por vuestra libertad.  Sellad vuestra mente, potencias y sentidos, con la gloriosa Sangre del Redentor; atad espíritu de engaño mental, bien sabéis que el adversario os conoce y sabe cuál es vuestra debilidad; leed la palabra de Dios que es espada del Espíritu, para que podáis derrumbar toda fortaleza mental y todo engaño.  Estad pues preparados ejército militante de mi Padre, porque la batalla por vuestra libertad está a punto de comenzar.
Bendito, Bendito, Bendito, es el nombre de Dios de generación en generación.  Te Alabamos, Te Adoramos, Te Bendecimos, Eterno Padre, Eterna Sabiduría, Eterno Amor.  Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios.  Somos vuestros hermanos:  Miguel Arcángel y los Arcángeles y Ángeles de la Milicia Celestial.
Dad hermanos conocer éste mensaje a toda la Humanidad.

¡YA ESTÁIS EN LOS TIEMPOS EN QUE LA PRIORIDAD DEBE SER LA ORACIÓN!
SEPTIEMBRE 11/2011  2:30 P.M.
LLAMADO DE MARÍA SANTIFICADORA A LA HUMANIDAD.  ALTO DE GUARNE (ANT.)
Hijitos de mi corazón, que la paz de Dios esté con vosotros y mi protección maternal os asista siempre.
Pequeñitos, no temáis a los que matan el cuerpo, temed más bien a aquel que puede matar el cuerpo y el alma.  Que nadie, ni nada, os robe la paz; yo vuestra Madre Celestial estoy con cada uno de mis hijitos fieles; invocadme y vendré en vuestro auxilio a daros mi protección y mi amor.  Os digo, hijitos míos, que la voluntad de mi padre muy pronto se hará en el cielo y en la tierra.  ¡Adelante, hijitos míos, con la misión que Dios os ha encomendado!; que nada os perturbe, que nada os atemorice, permaneced unidos a mí, y yo os abrigaré con mi Santo Manto y no permitiré que ninguna fuerza del mal os haga daño.
Rebaño de mi Hijo, los días que se aproximan son de purificación, el reloj del tiempo ha comenzado su cuenta regresiva; agrupaos en torno a Mí, no descuidéis la oración, no descuidéis el rezo de mi Santo Rosario.  La oración será vuestra fortaleza y vuestra comunicación con Dios; orad, orad, porque ya los tiempos son de batalla espiritual; cargad cada uno con vuestra cruz y unidla a la cruz de mi Hijo, para que se os haga más llevadera y podáis sobrellevar los días de pasión que se os avecinan.  ¡Adelante pequeños míos, vosotros sois mi Ejército Militante, que unidos a Mí y a las legiones de Arcángeles y Ángeles, dirigidas por mi amado Miguel, derrotaremos de la faz de la tierra toda fuerza del mal y allanaremos el camino para el regreso triunfal de mi Hijo!.
Hijitos, cada día de purificación será una prueba para vosotros, por eso, debéis de estar en gracia de Dios y debéis de permanecer en oración.  Os digo esto, porque, mi adversario buscará por todos los medios de hacer perder el rebaño de mi Hijo.  Acordaos lo que dice la palabra de Dios:  Al final de los tiempos, muchos últimos serán primeros y muchos primeros serán últimos; por lo tanto, no os confíes, porque todas las criaturas creadas por mi Padre, serán purificadas y vuestra fe, será puesta a prueba.
Ya estáis en los tiempos en que la prioridad debe ser la oración.  Alimentad vuestro espíritu y vuestro cuerpo, con el Cuerpo y la Sangre de mi Hijo; pues vienen días en que la Casa de mi Padre, será profanada y el culto diario, será suspendido; por lo tanto, aprovechad ahora que todavía el Espíritu de mi Hijo está  entre vosotros.  Sellad con su preciosísima  Sangre, vuestro cuerpo, alma y espíritu; fortaleceos con la palabra de Dios, que de protección para vuestra mente y revestíos con la armadura espiritual a mañana y noche; toda oración que hagáis, hacedla extensiva a vuestros familiares; orad muy especialmente por aquellas almitas que se hallan más apartadas de Dios.  No olvidéis orar por las almas del purgatorio, si oráis por ellas, os lo agradecerán y os ayudará a vuestra batalla espiritual.  Cada alma que sale del purgatorio, por vuestras oraciones, obras, ayunos, santas misas y sacrificios, se convierte en intercesoras vuestras, no sólo en esta tierra, sino también cuando lleguéis a la eternidad.  En vuestras oraciones tened siempre presente al Ejército Purgante y Triunfante, ellos esperan que vosotros aquí en la tierra, los tengáis en cuenta, para unirse a vosotros en batalla espiritual.
Hijitos, la purificación ya comenzó, mi adversario ha empezado a desplegar sus fuerzas del mal, para robaros la paz y traeros división; por eso, debéis de permanecer unidos a mi Hijo y a Mí, en oración; cuando mi Padre os envíe su Misericordia y separe las ovejas de las cabras y el trigo de la cizaña, es ahí, cuando comenzará la batalla final que dará fin al reinado de mi adversario y sus huestes del mal.
Padres de familia, os hago un llamado, vosotros seréis responsables ante mi Padre, por la pérdida de vuestros hijos; si no oráis por ellos, mi Padre y yo, vuestra Madre Celestial, no podremos brindarles protección; por eso, orad por vuestros hijos, y muy especialmente por aquellos que se encuentran más apartados de Dios, para que vuestra oración los proteja de los ataques que el enemigo de vuestra alma, lanzará contra vuestros hogares.  Consagraos a mi Corazón Inmaculado vosotros y vuestros hijos; consagradme vuestros hogares y bienes materiales y espirituales, para que mi adversario no pueda tocaros y no pueda robaros el alma.
Permaneced pues hijitos míos, en unión con Dios y con vuestra Madre, a través de la oración y muy especialmente a través del rezo de mi Santo Rosario; socorreos mutuamente y permaneced en el amor, para que cuando mi Hijo regrese seamos una sola familia, en el paraíso que mi Padre os dará como premio por vuestra fidelidad.  Que mi amor maternal os acompañe siempre.  Vuestra Madre, María Santificadora.
Dad a conocer mis mensajes, hijitos de mi corazón.

¡MI AMADA COLOMBIA, ESPERO POR TI!
SEPTIEMBRE 16 DE 2011   - 8:30 A.M.
LLAMADO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS A COLOMBIA
Mi amada Colombia, he puesto mis complacencias en ti, antes de que existieras ya te había elegido como luz para las naciones.  Quiero amada mía, que de ti, salga el grito de libertad que despertará del letargo espiritual a las naciones.  Necesito cuanto antes que te alejes del pecado, que cubras tu desnudez y vuelvas a Mí.  Acógete a mi amor y a mi misericordia y te prometo que no volveré a recordar tu pasado; te necesito limpia de toda maldad y de todo pecado, para que puedas llevar a cabo mi plan de salvación para la humanidad.
Si vuelves a Mí, con un corazón contrito y humillado, te vestiré de novia para que seas mi esposa; mas, si continúas pecando, tendré que purificarte para que seas digna de Mí.  Apresúrate amada mía, en darme tu sí, para que yo pueda hacer brotar de tus entrañas corrientes de Agua Viva, que calmen la sed de muchas naciones.
Mi amada Colombia, te estoy esperando para que te desposes conmigo; el tiempo apremia, date prisa, mi Corazón se alegra, te espero, no tardes.  Que las naciones sepan que eres mi elegida, para que no vuelvan a llamarte la violenta; voy a cambiar tu nombre por el de Esposa Mía, para que no vuelvas a hacer ultrajada, la libertad daré a tus hijos, es una promesa y en mi Corazón Amante, por siempre grabaré tu nombre.
Quiero mi amada Colombia, que de ti, brote  la semilla de salvación para el mundo entero; no demores mi amada Colombia, porque el tiempo ya no es tiempo; vístete de novia, porque tu amado ya espera por ti, para darte el Sí, y llenarte de gloria.
¡MI AMADA COLOMBIA, ESPERO POR TI!
Que mi paz y mi amor estén contigo, amada mía.   Soy tu Novio que te espera:
EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
Dad a conocer este mensaje a todas las naciones.

¡AY DE AQUELLOS QUE ESTÁN EN PECADO MORTAL, PORQUE EL AVISO LES HARÁ SER SENTIR EL PESO DE SUS PECADOS Y SUS ALMAS SENTIRÁN EL FUEGO DE LAS TINIEBLAS !
Septiembre 21 de 2011  1:30 p.m.
LLAMADO URGENTE DE JESÚS EL BUEN PASTOR A LA HUMANIDAD
Pequeños míos, que mi paz y mi amor estén con vosotros.
Los días de mi venida están cerca, pero antes, la humanidad y la creación, deben ser purificadas.  Ninguna criatura habitará la nueva creación de mi Padre, sin antes haber pasado por el horno de la purificación.  El dolor y el llanto muy pronto se apoderarán de los hombres; unos desearán estar muertos, pero la muerte no los escuchará, otros maldecirán mi nombre y se perderán y unos pocos, los que alcancen la corona de la vida, serán mi rebaño, mi pueblo elegido.  Los días de la prueba ya han comenzado, mi despertar de conciencias está tocando a la puerta; la humanidad sabrá que yo soy su Dios, el Dios de todos los tiempos, el que todo lo ve, todo lo escucha y habla en el silencio.  Muy pronto me manifestaré a la humanidad, para que no vuelva a poner en duda mi existencia.  Yo Soy el que Soy, el Dios Uno y Trino, el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, Señor de todo lo visible e invisible, Dios de Dios, Luz de Luz, Señor de Señores.
Mi Gloriosísima Cruz está a punto de aparecer e iluminará los cielos de oriente a occidente, de norte a sur; será visible a vuestros ojos y por siete días con sus noches la veréis; ella, os anunciará mi Aviso; acordaos que llegaré como ladrón en la noche y mi voz os despertará y vuestras almas por unos minutos, pasarán de este plano terrenal al espiritual.  Todo mortal será examinado, pesado y medido, por mi Justicia Divina.  Veréis el estado en que se encuentran vuestras almas con respecto a Dios y vuestros hermanos; toda vuestra vida y obras se os mostrarán y seréis juzgados en el amor.
Mi pequeño juicio os mostrará la gravedad del pecado y la forma como afecta mi creación; todo pecado mortal os quemará el alma con el fuego con que son quemadas las almas que se condenan.  El cielo y el infierno se os mostrarán, para que sepáis que son una realidad.  Allí se acordarán de todos sus caminos y de todos los hechos con que se contaminaron y sentirán asco de ustedes mismos, por todos los pecados cometidos.  Mi pequeño juicio no será tan duro para mi pueblo fiel, se os mostrarán los pecados que debéis de confesar y especialmente vuestras omisiones y faltas de caridad para con vuestro Dios y vuestros hermanos; sentiréis dolor por haberme ofendido y será como un purgatorio para vuestras almas; os digo, que la suma de los pecados veniales no confesados, se van volviendo en faltas graves que ofenden a mi Divinidad; por  eso mi despertar de conciencias es tan importante, para que enderecéis vuestro caminar y retoméis la senda de vuestra salvación.  No olvidéis que sois miembros del Cuerpo de Cristo, de este Cristo que se entregó por vosotros para la redención de vuestros pecados; por eso cada vez que pecáis, mi Cuerpo sufre y mi Santo Espíritu se entristece.
¡Ay de aquellos que están en pecado mortal, porque mi Aviso les va a ser sentir el peso de sus pecados y sus almas sentirán el fuego de las tinieblas!.  Todos  Aquellos que me han dado la espalda, sus almas van a sentir el dolor de las almas que se condenan, verán el infierno y estarán en él, por el tiempo que dure mi pequeño juicio.  Así se darán cuenta de la existencia del reino de las tinieblas y del amo que les espera si continúan en su camino de perdición y pecado.
¡Oh humanidad, estad preparada porque ya viene mi Juicio a las Naciones, que mi aviso os coja en gracia de Dios, para que podáis resistir a mi juicio!.  Pueblo mío, rebaño mío, no temáis; vuestras deudas os serán recordadas, para que os reconciliéis conmigo; vosotros los que andáis en tibieza espiritual, os pido que os defináis de una vez, para que cuando mi justicia os juzgue, no tengáis de qué lamentaros.  Porque en verdad os digo, que ningún tibio de corazón, podrá habitar la Nueva Creación.   La Nueva Creación que mi Padre creará, será el premio para los valientes que pasen la prueba; mi juicio fortalecerá en la fe a mis ovejas, para que puedan sobrellevar los días de purificación.  Muchos veréis mi rostro y me contemplaréis en todo mi esplendor, este será mi regalo para mis leales y fieles hijos.  De nuevo os digo, que después de mi Aviso, ya no seréis los mismos; mi despertar de conciencias preparará a unos para el cumplimiento de sus misiones, a otros para el combate espiritual y a otros tantos los despertará de su letargo y mi Milagro se encargará de terminar la transformación.   Las 2/3 partes como está escrito se perderán y harán parte del rebaño de mi adversario y serán separadas de mi grey.
Luego de esto mi adversario reinará por un corto tiempo y después se dará comienzo a la batalla final por vuestra libertad.  Mirad pues hijos míos, que mi Aviso y Milagro os darán la oportunidad de que os salvéis y seáis nuevas criaturas fortalecidas en la fe, el amor y en el conocimiento de Dios.  Mi Aviso será un pentecostés para todos aquellos que estén inscritos en el libro de la vida.  Mis profetas y ungidos se darán a conocer y hablarán a mi pueblo sin temor.  Mis dos testigos profetizarán en aquellos días y destruirán las herejías de mi adversario y junto con mi Madre, mi amado Miguel, mis Ejércitos Celestiales y terrenales, allanarán el camino para mi regreso triunfal.  Alegraos ovejas de mi redil, porque se acerca vuestro Eterno Pastor.  Vienen los días en que seréis mi pueblo y Yo, seré vuestro Dios.  Que alegría cuando me dijeron:  Vamos a la casa del Señor, ya están pisando nuestros pies, tus umbrales Jerusalén.  Soy vuestro eterno Pastor.  Jesús de Nazareth.
Dad a conocer mis mensajes a todas las naciones.

¡ID GUARDANDO PROVISIONES Y MUCHA AGUA,
PORQUE LOS DÍAS DE ESCASEZ SE ACERCAN!
SEPTIEMBRE 25/2011  1:30 P.M.
LLAMADO DE MARÍA SANTIFICADORA A LA HUMANIDAD.  ALTO DE GUARNE (ANT.)
Amadísimos hijitos de mi corazón, que la paz de Dios esté con vosotros y mi protección maternal os acompañe siempre.
Hijitos, estad preparados con vuestras lámparas encendidas con la oración y no temáis; yo vuestra Madre Celestial no permitiré que seáis devorados por el lobo; ya es la hora en que debéis de estar en oración constante y permanecer vigilantes, porque los acontecimientos que darán inicio al regreso de mi Hijo, están por desatarse.  La humanidad vivirá días de purificación nunca antes vistos en la tierra.  Las riquezas de los hombres desaparecerán, las economías de los países rodarán por el suelo, las malas notificas serán vuestra compañía y la crisis financiera a nivel mundial, darán comienzo a los dolores para la humanidad.
La creación de mi Padre muy pronto cambiará y la naturaleza se revertirá en contra del hombre.  El astro sol ya no será el mismo, sus rayos ya no serán benéficos para la humanidad; acordaos que en mensajes anteriores os dije, que fuerais buscando refugios en los lugares altos, porque el calor en las ciudades va hacer insoportable.  Los cambios climáticos bruscos harán que la tierra sólo de malos frutos; el agua va a comenzar a escasear y llegará el momento en que no va a poder ser bebida, porque estará contaminada por lluvias ácidas y por azufre, debido a cambios que sufrirá vuestro sistema solar.  El flagelo del hambre asolará naciones enteras, la tierra se convertirá en un desierto, las naciones poderosas acapararán los pocos alimentos y los países más pobres verán morir de sed y de hambre a sus hijos.
Id guardando provisiones y mucha agua, porque los días de escasez se acercan.  Vuestro sistema planetario sufrirá grandes cambios que traerá consecuencias nefastas para vuestro planeta.  Preparaos pues hijitos míos, porque la creación que conocéis, muy pronto sufrirá grandes alteraciones.  Os digo pequeñitos míos, que si la humanidad no vuelve a Dios de corazón y se acoge a su misericordia, tendrá entonces que conocer su justicia divina que es recta e inexorable y que juzga a cada cual según sus obras.  Volved a Dios lo más pronto posible y acogeos a su misericordia, para que podáis soportar el paso de su justicia.
Hijitos, el tiempo ya no es tiempo, en cualquier momento todo comenzará; buscad a mis hijos predilectos y haced una buena confesión; alimentaos lo más que podáis del Cuerpo y la Sangre de mi Hijo, visitadlo en el Sagrario donde está preso y solitario, pues vienen los días en que ya no estará entre vosotros.  Os hago un llamado a mis legiones que lleváis mi nombre, a mis guerreros de oración y a mi ejército militante.  ¡Estad preparados!.  Hijitos míos, el Aviso de mi padre está  cerca, cerca, ceca, el tiempo cada vez será más corto, aprovechadlo orando; no perdáis más el tiempo por ir en busca de las cosas de este mundo; dejad vuestras preocupaciones mundanas y buscad a Dios, porque sólo una cosa es importante:  VUESTRA SALVACIÓN.
El pecado del hombre de estos últimos tiempos ha acelerado todos los acontecimientos, la copa de la justicia divina ya comenzó a derramarse.  La segunda venida de mi Hijo a este mundo sin fe, sin amor y caridad está por cumplirse.  Preparaos pues mis pequeños, formad fortines de oración con el rezo de mi Santo Rosario, si os es posible hacedlo a mañana y noche para que permanezcáis más protegidos; no olvidéis colocaros la Armadura Espiritual completa dada a mi hijo Enoc; permaneced pues en gracia de Dios, para que cuando lleguen los días de la prueba, podáis sobrellevarlos con paciencia, ofreciéndolo todo por vuestra salvación, la salvación de vuestros familiares y el mundo entero.
Cuando oréis con mi rosario, hacedlo extensivo a vuestros familiares; ofrecedlo también por los pecadores, por los moribundos, por la Iglesia, el Papa, Cardenales, Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Religiosas y Laicos comprometidos; incluid también a las almas del purgatorio, para que ellas os ayuden e intercedan por vosotros; no olvidéis orar por mis jóvenes y muy especialmente orad por el triunfo de mi Inmaculado Corazón.  Os amo pequeñitos míos, dejaos pues guiar por esta Madre que será vuestro refugio y amparo en los días de prueba que se os avecinan.  Que mi protección maternal os acompañe siempre.  Vuestra Madre, María Santificadora.
Dad a conocer mis mensajes, hijitos de mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada